31 de agosto de 2010

Una esquela de 1916

Fue publicada en 'El Salmantino : periódico semanal' - Época SEGUNDA Año VIII Número 1832 de fecha 15 de Julio de 1916
LA  SEÑORA

Doña Isabel García Sánchez

ha fallecido en la paz del Señor, en Villavieja, el día 13 de Julio de 1916 a los 77 años de edad después de recibir los Santos Sacramentos y la Bendición de Su Santidad

R. I. P.

Su desconsolado esposo don Salustiano Galache y Pablos; sus hijos: don Francisco, don Ignacio y doña María Francisca Rodríguez García; don José María, doña Jerónima y doña Agustina Galache y García; hermana: doña María; hijos políticos: doña Castora García, doña Catalina Herrero, don Tomás García, doña Caridad Cobaleda y don Aureliano Sánchez Ferrero; nietos, hermanos políticos, sobrinos y demás familia,

Participan a V. tan irreparable pérdida, le ruegan encomiende a Dios el alma de la finada y se digne asistir al funeral que se celebrará en Vihaviéfa el lunes 17 de los corrientes, actos de caridad cristiana por los que le vivirán agradecidos.


Villavieja y Julio de 1916.
No se reparten esquelas de invitación al funeral.

30 de agosto de 2010

Encierro a caballo

Imagen tomada el 30 de Agosto de 2000 en el transcurso del Encierro a Caballo de las Ferias y Fiestas de Villavieja de Yeltes.

29 de agosto de 2010

Primer encierro del año pasado

Imagen del primer encierro del pasado año (28 de agosto de 2009) en Villavieja de Yeltes. Los novillos pertenecían a la ganadería de Herederos de D. Francisco Galache Cobaleda (Hernandinos).

28 de agosto de 2010

Festividad de Nuestra Señora de los Caballeros

Nuestra Señora de los Caballeros
Patrona de Villavieja de Yeltes
Desde tiempo inmemorial se ha venido tributando culto a la Virgen de Caballeros por los habitantes de Villavieja, no pudiéndose precisar, ni aproximadamente, la época de sus comienzos. La tradición popular se limita a decir que se apareció la Virgen a unos caballeros de Salamanca, sin concretar cuando, y hay quien deriva el nombre de Caballeros de los Caballeros Templarios, siendo esta última la opción más probable a la luz de algunos documentos encontrados en los archivos vaticanos.
Fue declarada Patrona de Villavieja por Su Santidad el Papa Pio XII, efectuándose su solemne proclamación como tal por el Excmo. y Rvdmo. Sr Obispo de Ciudad Rodrigo D. Máximo Yurramendi en la Plaza Mayor de Villavieja el 18 de Abril de 1948.

Nuestra Señora de los Caballeros

Imagen tomada el 28 de Agosto de 2001

27 de agosto de 2010

Charras en la víspera de las fiestas del año 2000

Mayordomas y otras acompañantes vestidas de charras en la víspera (27 de Agosto) de la Fiesta de Nuestra Señora de los Caballeros del año 2000.

26 de agosto de 2010

Patio de la Casa de las Conchas

Fotografía de Otto Wunderlich, publicada en "La Esfera" el 3 de febrero de 1923

Otto Wunderlich (Stuttgart,1886 - Madrid,1975) fue un fotógrafo alemán que se dedicó, al principio, al comercio en un negocio de importación. Llega a España en 1913 y trabaja para una empresa dedicada al negocio de minerales. Es en 1917 cuando se dedica profesionalmente a la fotografía viajando por toda España. Comercializó álbumes, tarjetas postales y carpetas de fototipias con el título de Paisajes y Monumentos de España.

Sus fotografías se publicaban en las mejores revistas de la época como Blanco y Negro, La Esfera y El Mundo. 
(Tomado de Wikipedia)

25 de agosto de 2010

Zapateros villaviejenses en el mercado de Ciudad Rodrigo

Desde muy antiguo, Villavieja pertenecía al alfoz de Ciudad Rodrigo, siendo precisamente su término el que marcaba frontera con el vecino de Ledesma. Los habitantes de Villavieja iban frecuentemente al mercado de dicha ciudad, cosa que se seguía haciendo en 1902, a pesar de estar encuadrado ya el pueblo en el partido de Vitigudino.


En las tardes de todos los lunes del año llegan a esta ciudad para hacer el mercado unos cuantos zapateros del pueblo de Villavieja, que establecen sus puestos en los portales de la plaza de Béjar. En estos tienen una habitación alquilada, donde provisionalmente encierran su mercancía; más para tal operación tienen la buena costumbre de entrarse á caballo debajo de los portales sin importarles nada de la prohibición que existe de transitar por aquel sitio con carruajes ni caballerías, ni de la gente que allí a diario pasea.

Tal abuso se corregiría seguramente con una simple amonestación de la autoridad o si esto no basta con una multa en cuanto reincidieran.


La Justicia : semanario de intereses generales de la localidad y su partido
Año I Número 13. Ciudad Rodrigo, 8 de abril de 1902

24 de agosto de 2010

Estudio histórico clínico de una doble epidemia (V)

Continuamos hoy con el quinto capítulo de este premiado trabajo de nuestro paisano y médico don Dionisio García Alonso.


CAPÍTULO V

DESCRIPCIÓN DEL PUEBLO

Entendiendo por pueblo, para el objeto que me propongo, tan sólo el continente, ó sea la reunión de viviendas y edificios precisos á la colectividad social que ha de habitarlo con los espacios necesarios para su separación y comunicación de unos con otros, y dejando para el siguiente capítulo el tratar del contenido del pueblo, ó sean los habitantes, voy en éste á decir cuatro palabras sobre las vías públicas y edificios del mismo, considerados bajo su aspecto higiénico, ó sea el de su mayor ó menor salubridad.

Vías públicas. No existe plano alguno para la alineación de las calles y plazas de esta villa. Queda dicho con esto que el interés particular, sobreponiéndose al general, ha hecho de cada calle lo que ha creído conveniente. Sin embargo, de algún tiempo á esta parte, un poco de celo en las autoridades y otro poco de buen gusto en sus subordinados, ha hecho que no se traspasen notablemente las leyes eternas de lo moral y de lo justo y es este pueblo, por tanto, en este particular, una cosa superior á los limítrofes é inmediatos.

Son sus calles, en general, aproximadamente rectas, si bien no faltan rincones y algunos callejones sin salida, que sirviendo, aunque pocos, de basureros ó depósitos provisionales de inmundicias, contribuyen, después del mal efecto que causan á la vista, á la viciación del aire por sus emanaciones y dificultad en su renovación; son regularmente anchas, no tanto como la higiene demanda, pero pasables, ya que la altura de las casas no es excesiva. Existen una plaza y una plazuela y diversos ensanchamientos de calles, de forma irregular, que aunque no llevan el nombre de plazuelas, dan el efecto de éstas en la renovación del aire atmosférico.

El piso, en general, es el natural ya descrito al hablar del suelo: arena silícea en su mayor parte, rocas graníticas á su nivel y algunas rebasándolo á mayor ó menor altura, si bien de unos años acá han disminuido en mucho las desigualdades del piso originadas de esta causa, por haberse extraído las rocas para servirse de ellas como materiales de construcción, ó bien porque las autoridades han ido procurando nivelar el terreno, en evitación de los perjuicios que tal estado del piso producía. Existen muchas, sin embargo, pero ninguna de tanta superficie como la llamada Peña de las Carnazas, en el barrio del Mocril, sobre la que asientan dos casas y una porción de dependencias ó depósitos de fábricas de curtidos, dejando todavía espacio suficiente para el tendido sobre ella de centenares de arrobas de recortaduras, procedentes del adelgazamiento de las pieles, llamadas aquí carnazas, y de cuyo uso debió recibir el nombre.

Algunas calles, á trechos, están enchinarradas con fragmentos de cuarzo de forma irregular, lo que si ha impedido el arrastre de la tierra y desigualdades del piso producidas por las corrientes de las aguas, objeto principal, á mi modo de ver, del empedrado, ha aumentado, en cambio, la dificultad en la progresión por dichas calles, erizadas de asperezas y llenas de baches, producidos por la falta de guijarros, que pocas veces se cuidan de reponer. Otras cuantas también, las de mayor circulación, tienen en ciertos sitios piedras colocadas junto á las paredes de las casas, más elevadas que el centro de la calle, queriendo formar aceras de desigual nivel y anchura, y que, á pesar de su imperfección, ayudan en mucho al transeúnte, sobre todo en épocas de lluvias, en las que el agua corre siempre por el centro de la calle, formando charcos, como hemos dicho, en algunos puntos en que el declive del terreno ha sido interrumpido por construcciones nuevas ó depósitos de escombros. Son llanas en general, en relación siempre con las suaves pendientes del terreno de S. á N. para el pueblo y de E. á O. para el barrio del Mocril, lo que hace que a pesar del gran desnivel que entre los extremos del pueblo existe, no sea la subida fatigosa más que en muy contados sitios.

La limpieza pública, aunque á nadie encomendada, es regular, porque de tiempo inmemorial cada vecino tiene costumbre de barrer el trozo de calle adyacente á su casa, al menos todos los sábados, reuniendo los productos del barrido con las inmundicias dé la casa, para ser, á su tiempo, transportados fuera dé la población.

Edificios. Entre los pocos públicos existentes, el templo parroquial, construido para una población de la mitad de habitantes que la actual, no puede, en modo alguno, contener en las grandes festividades el concurso de gentes que á él acude; y lo bajo del techo del cuerpo de la iglesia, contrastando con la altura de su capilla mayor, denunciadora de un proyecto de obra no concluido, hace que en dichas ocasiones el aire se altere por la respiración de las personas y falta de renovación por sus ventanales altos y cerrados con vidrieras fijas.

Dejando aparte las dos ermitas, porque si bien adolecen de igual defecto, las reuniones en ellas son muy contadas, veremos que el cementerio, por su cercanía al pueblo, unos 200 metros, por su situación al NO., rumbo de los vientos dominantes, y hallarse situado en el mismo valle que el pueblo, sin cerros ni arboledas que se interpongan, no reúne casi ninguna buena cualidad higiénica; que el matadero al N., y también muy inmediato á las casas, posee muy pocas aguas para el lavado, donde son tan necesarias; y que las escuelas públicas [de párvulos], a pesar de su casi reciente construcción, no reúnen, ni con mucho, las condiciones de capacidad necesarias para la renovación atmosférica en armonía con la cantidad de aire necesario para la respiración del gran número de niños que á ellas tienen el derecho de asistir.

Pudiera suplir esta falta, en parte, la fundación de la escuela particular, única existente en el pueblo; pero como los rendimientos no dan al que la dirige medios sobrados para su instalación en un local á propósito, tiene por necesidad que conformarse con la primera habitación que encuentre á mano y en peores condiciones higiénicas que las de las escuelas públicas.

Las casas, si bien no pueden reunir todas las cualidades exigidas por el insaciable afán del higienista, son buenas en general. Abundan y dan carácter al pueblo las de reciente construcción, dando lugar al dicho de que debiera trocarse en nueva la palabra añadida á la principal del nombre, llamando Villanueva al pueblo de Villavieja. De dos pisos casi todas, úsase el bajo como habitación ordinaria y el principal ó alto como desvanes ó paneras y alguna que otra habitación amueblada, para casos excepcionales. Son limpias en general, encaladas, bien aireadas y con luces suficientes, excepto las antiguas, entre las que también abundan las de piso húmedo, que en las primeras siempre se ha tratado de evitar, saneando el terreno antes de la construcción.

Existen, como agregados á muchas casas, patios ó corrales para servicio de ganados y algunos huertos ó jardines que ostentan algunos árboles, por lo que pudieran creerse favorables á la salud; pero cuyo favor no resulta por quedar sus buenos efectos neutralizados por las causas que dejamos apuntadas al hablar del suelo de la población.

Como no hay que hablar de alumbrado público, tampoco de alcantarillado, ni cosa que se le parezca en pueblos como éste, redúcese su sistema excretor á la traslación de todas las inmundicias de las casas y corrales, producto de las excreciones desecadas de hombres y animales, mezcladas á las materias procedentes del barrido de las calles y las casas y restos de productos de alimentación de los últimos, como paja, hierbas, etc., por medio de carros, fuera de la población, donde se van acumulando, para en su tiempo utilizarse como excelentes abonos agrícolas. ¡Lástima que ya que no existe en éste la viciosa costumbre de otros pueblos, de conservar en los corrales adjuntos á las casas dichos productos hasta la fecha, larga siempre, en que han de incorporarse á la tierra de labor, no fueran todos sacados sin consentir en modo alguno los pequeños basureros que algunos vecinos forman en los rincones adyacentes á sus casas y que se transportaran á alguna mayor distancia que la que ahora se acostumbra!

Hemos hablado incidentalmente de las fábricas de curtidos al ocuparnos del arroyo de las Tenerías, y como éstas y la zapatería constituyen, por decirlo así, la especialidad de abolengo de este pueblo, no puedo menos en este punto de decir algo sobre los edificios á dichas industrias destinados, ya que afectan á una gran parte de habitantes.

Los locales de las primeras, después de carecer de casi todas las condiciones higiénicas que debieran reunir, por su mala construcción, por el sistema de curtición, que obliga al operario á trabajar con las piernas desnudas casi siempre, por el paso repentino del agua caliente á la fría, por las corrientes de aire á que se exponen y por la atmósfera impurificada que respiran, tienen además el gravísimo y principal inconveniente apuntado antes: el de que, y no pudiendo menos de ser consideradas por todos los higienistas como industrias insalubres las que se ocupan en estos trabajos, y cuyos locales, así como los depósitos de cueros ó pieles secas, debieran situarse lejos de los centros de población, se hallen aquí, no sólo en las inmediaciones, sino intercaladas entre las casas, vertiendo sus olores sobre la atmósfera del pueblo y sus productos inservibles, putrefactos ó corrompidos, sobre el arroyo que le atraviesa; y que-, dígase lo que se quiera por sus fervientes panegiristas, que son los que han hallado en estas fábricas sus medios de prosperidad, no pueden menos de influir desfavorablemente, primero en la salud de los operarios, cosa probada (No conozco, en efecto, un operario de estas fábricas que haya llegado á 50 años sin haber padecido, al menos, dolores reumatoideos musculares, en forma crónica, lo que no tiene nada de extraño para quien conozca los locales y modo de trabajar en ellos. Casi todos presentan también una coloración anémica especial de la piel, síntoma, á mi entender, del envenenamiento crónico de la sangre por el aire impurificado que respiran), y después en la general.

Los de zapatería ya se hallan en condiciones mejores cuando son anejos á casas de moderna construcción; que en las antiguas, aún se ven algunos locales cuyo techo, á la altura de dos metros, está formado por las tejas, el piso natural ó de barro, húmedos algunos hasta correr agua, escasos de luz todos y con braseros de carbón vegetal como medio de calefacción; cuyo conjunto de condiciones antihigiénicas, unido á la forzosa quietud y corta exposición al aire libre de semejantes operarios, da buena idea de cuál ha de ser su modo de reaccionar físicamente, máxime teniendo en cuenta que, considerado erróneamente este oficio como uno de los mejores, por el poco trabajo material que exige, suelen ser destinados á él precisamente los que no manifiestan, por su constitución más delicada, aptitud para otros oficios ú ocupaciones de más monta.

23 de agosto de 2010

22 de agosto de 2010

Estudio histórico clínico de una doble epidemia (IV)

Continuamos hoy con el cuarto capítulo de este premiado trabajo de nuestro paisano y médico don Dionisio García Alonso.

CAPÍTULO IV

ATMÓSFERA Y SUS ACCIDENTES

Bien poco podré decir de los elementos atmosféricos que, como modificadores de la pública salud, obran sobre los habitantes de esta villa, por la carencia de datos concretos que sólo pueden ser suministrados en los grandes centros de población, dotados de establecimientos ad hoc, y provistos del instrumental y personal indispensables.

Limitándome, por tanto, á mis propias impresiones, sacadas, por decirlo así, del natural y sin ningún auxilio de instrumentos, consignaré que, al igual de lo que ocurre en casi todas las poblaciones de no muy numeroso vecindario, el aire, en general, debe ser puro en lo que respecta á su composición química, en lo cual ha de tener no poca parte la existencia de los montes que, si no muy inmediatos, circundan el pueblo por todas partes, excepto por el O.

Si alguna alteración sensible en él se nota, más que á sus elementos componentes, débese á la presencia en la atmósfera del pueblo, de polvos y restos minerales u orgánicos que la vista percibe y gases producidos por la descomposición de substancias orgánicas, aguas estancadas, productos de elaboración y primeras materias de las fábricas de curtidos, de que el olfato se encarga de dar cuenta, sobre todo en las inmediaciones de las mismas. Es lógico suponer también la existencia en la atmósfera, sobre todo en algunas épocas, de infinidad de seres microscópicos, agentes de muchas enfermedades infecciosas, que aunque no manifiestos á la percepción de los sentidos, vénse claramente en sus efectos, tomando una buena parte en la cifra total de la morbosidad local.

La temperatura media de esta villa, ha de ser la correspondiente á su situación geográfica; pero se observan en todo tiempo variaciones extremas. En medio de un crudo invierno, suelen venir días primaverales; los fríos intensos, hielos y nevadas propios de aquél, suelen prolongarse á veces hasta Mayo, excepto en años tan excepcionales como el actual; vienen luego calores excesivos en Junio, pero inestables; de modo que á un día de calor que no se resiste impunemente al aire libre, sucede otro de frío intenso, en que el abrigo cuidadoso es necesario; dominan, por fin, los calores, sin faltar alguno que otro día fresco en Julio; Agosto, con su primera quincena de calores, suele después dar la razón al adagio vulgar de Agosto, frío en rostro. Llega Septiembre con altas temperaturas y en sus fines las primeras lluvias vuelven á refrescar la atmósfera, trayendo el otoño, estación la más suave y apacible, que lentamente y sin transición sensible viene á descansar en el invierno, que se inicia antes de su fecha astronómica á principios de Diciembre, con noches de heladas fuertes y días de sol espléndido y agradable temperatura.

La humedad atmosférica en esta villa, está generalmente en relación con las lluvias y vientos dominantes. Los días de niebla son escasos. En cuanto á lluvias, existe la creencia, entre el vulgo, de que el agua llovida en la localidad, es la misma todos los años, siquiera varíen mucho las épocas en que llueve, creencia errónea, en mi concepto, en su primera parte. Las épocas de lluvias más generales, suelen ser el principio del otoño, principios de invierno, casi todo él y primera mitad de la primavera, escaseando desde entonces hasta Septiempre. Las pocas lluvias que en ese intermedio se presentan, casi siempre lo hacen con grandes aparatos de tormentas, constituyendo á veces fuertes granizadas ó enormes chubascos y aguaceros.

En cuanto á los vientos como precursores ó portadores de los fríos y de las aguas, obsérvase que el S. y SO., y más éste que aquél, suelen preceder á las primeras lluvias, y que el más seco es el E. El N. y NO. en todo tiempo y el E. en el invierno, son los portadores de bajas temperaturas, siendo el NO. el que parece reinar en mayor escala en la localidad, cuyo hecho da la clave para la explicación de los fríos que se sienten en cualquiera estación, y más teniendo en cuenta que este viento y el N. son los que por la falta de cerros próximos al pueblo y orientación del terreno, vienen á herir más de plano la superficie de él en toda su extensión.

De donde resulta que la humedad atmosférica es escasa, porque reconociendo como fuente principal la evaporación de las aguas llovedizas, esta evaporación se halla dificultada por la impermeabilidad y declive del suelo, que impiden su absorción y estancamiento, y la poca cantidad que sobre el terreno queda para convertirse en vapor es muy pronto transportada por los vientos dominantes, ávidos de humedad.

21 de agosto de 2010

Convento de San Esteban de Salamanca

Fotografía de Kurt Hielscher, publicada en "La Esfera" del 1 de mayo de 1915

20 de agosto de 2010

Milanos al acecho

Fotografías tomadas el día 11 de Julio de 2010 en el camino de los Vallejos.

19 de agosto de 2010

Cigoñinos tomando los primeros rayos del sol


Aprovechando la excelente atalaya de los postes del tendido eléctrico, esta pareja de cigüeñas jóvenes (su pico color negro así nos lo indica) toman los primeros rayos del sol. En la carretera de la Estación, el día 15 de Julio de 2010. Eran aproximadamente las 07:25 horas.

18 de agosto de 2010

Plaza Mayor de Salamanca



Fotografía de Kurt Hielscher maestro de escuela alemán que viajó por España a lo largo del periodo en el que se desarrollaba la Primera Guerra Mundial. Corresponde a la Plaza Mayor de Salamanca y fue publicada en ''La Esfera : ilustración mundial' - Año VI Número 298 de fecha 13 de Septiembre de 1919. De este fotógrafo es la conocida frase de "España es un gran mueso al aire libre que contiene la riqueza cultural de las más varaiadas épocas y pueblos"

17 de agosto de 2010

Puente Resbala

Está situado justo a mitad de camino entre Bermellar y Saldeana. Desde Villavieja llegamos más facilmente si desde Cerralbo tomamos la carretera autonómica CL-517 con dirección a Lumbrales. A pocos kilómetros de Cerralbo sale a mano derecha una carretera con destino a Saldeana y Barruecopardo. Tras atravesar un terreno bastante quebrado llegamos a la entrada del puente donde se une también la carretera que conduce a Bermellar.

Es un precioso puente obra de los canteros villaviejenses, por lo menos en esta segunda versión. Y digo lo de segunda versión, porque la famosísima riada de Diciembre de 1909 se llevó por delante la primera versión del puente, apenas recien construido. Está situado sobre el río Huebra-Yeltes (o Yeltes-Huebra, que tanto monta). Como se puede observar consta de un arco rebajado sobre el que se apoyan otros arcos más pequeños de medio punto, en un diseño que se repetirá frecuentemente a lo largo de nuestra geografía comarcal -el tramo central del puente de Villares tiene la misma forma y el "nuevo" (es decir, el no romano) de Ledesma lo mismo-. Llama la atención lo bien labradas que están todas las piezas de los arcos, pero especialmente las dovelas del arco mayor que a medida que se acercan a los apoyos laterales son de tamaño mayor. Incluso la balaustrada es también de granito. Fue realizado, como hemos dicho por el contratista villaviejense y cantero Anastasio Mateos y se terminño en 1916.


Tal y como dijimos antes, tras la riada, el Ministerio de Fomento en coordinación con la Diputación provincial aprobaba una nueva ampliación del presupuesto para poder finalizar la “reparación”. Las obras las ejecutarían los canteros villaviejenses.

Uno de los contratistas del puente Resbala y de los que más se han distinguido por su pericia, hasta quitar las cimbras de aquella monumental obra es nuestro joven e ilustrado Alcalde, don Anastasio Mateos, por cuyo triunfo, no solo él, sino este pueblo todo, está de enhorabuena.
“El Castellano”, Año I, nº 46. 31 de octubre de 1914

La obra no se concluiría hasta 1916, como nos lo indica una crónica enviada por el corresponsal de “El Salmantino” en Villavieja:

Hace pocos días tuve necesidad de atravesar el puente recién concluido de Resbala entre Saldeana y Bermellar, y no puedo menos de declarar que es aquella una obra soberbia que honra a nuestro paisano el ingeniero don José Luis Martin que la ideó, según mis noticias, y a los contratistas que la llevaron a cabo.
Hacía ya tiempo que había pasado por allí, cuando estaban poniendo las cimbras y había desperdigadas miles y miles de piedras numeradas en las inmediaciones. El encargado de las obras, Anastasio Mateos, me enseñó entonces los planos por él dibujados, y me dio detalles. Comprendí entonces que iba a resultar una obra hermosa, pero esta hermosura es ahora cuando se ve; y si orgullo puede caber por ver realizada una cosa en la que no ha tomado uno arte ni parte; yo me enorgullezco de que tengamos ese puente en esta región, y de que hayan sido paisanos también los canteros de Villavieja, sus artífices, de los cuales quedan algunos aún allí suavizando a fuerza de dinamita una pendiente de la avenida Sur…
“El Salmantino”, Año VIII, nº 1745 – 30 de Marzo de 1916

16 de agosto de 2010

Estudio histórico-clínico de una doble epidemia (III)

Continuamos hoy con el tercer capítulo de este premiado trabajo de nuestro paisano y médico don Dionisio García Alonso.
 

CAPÍTULO   III

GEOLOGÍA

Para los efectos de indagar y poner en claro, por la gran importancia que entrañan, en orden a su salubridad, las condiciones del suelo y subsuelo de esta villa, objeto especial de este capítulo, puede considerarse dividido el terreno de todo el término municipal en dos fajas: una que partiendo del SO., estrecha, se va ensanchando conforme se dirige al E., pasa casi rozando con el pueblo y va a perderse en el Yeltes, en cuya orilla abarca toda la extensión del lado E. del cuadrado que el término representa; y otra que saliendo de la parte O., ancha, se dirige hacia el pueblo, que asienta sobre ella, le traspasa un poco y toma la dirección N. para también perderse en el mismo río.

Está constituido el suelo de la primera sucesivamente y contando de O. a E. por fragmentos de cuarzo y ocres, arcillas y pizarras; y el de la segunda, más importante a nuestro objeto, puede considerarse en toda su extensión como una gran roca granítica, de la que se destacan por todas partes enormes masas en la superficie del terreno, asentadas sobre otras masas y formando en algunos puntos las combinaciones y formas más caprichosas. En varios puntos se ven también las rocas a flor de tierra; y los espacios, no cubiertos o formados por ellas materialmente, están constituidos por tierra vegetal, arenisca, silícea, formada a expensas de las rocas, por acciones químicas (terreno detrítico), o físicas (terreno aluvial).

Tan abundantes son las moles graníticas aisladas en esta zona, que ellas han sido la base de las canteras que tantos bloques han exportado para obras de construcción en los últimos años, y que han dado el nombre, desde tiempo inmemorial, de berrocal, derivado de berrueco, piedra berroqueña, a un punto muy próximo al pueblo, al SO., en donde abundaban por modo extraordinario hace unos años dichas masas, hoy ya cuarteadas, pulidas y transportadas para servir de pavimento de calles, cimiento de templos y palacios, peldaños de escalera y pilas de puentes en Salamanca, Valladolid y otras poblaciones.

Asentado todo el casco del pueblo sobre esta zona, compréndese claramente que su suelo en muchos puntos esté constituido por las mismas masas graníticas al nivel de la superficie o elevándose sobre el terreno a mayor o menor altura, y en otros, por los detritus de las rocas trasportados a mayor o menor distancia por la acción de las aguas y demás causas mecánicas que sobre ellos actúan. En las proximidades del arroyo de las Tenerías y en alguna que otra calle, cuya vertiente suave ú obstáculos opuestos a la libre corriente de las aguas llovedizas, hacen que éstas se estanquen o detengan algún tiempo, el suelo se ha convertido en una mezcla de substancias orgánicas de uno ú otro origen con los detritus graníticos, tomando la tierra una coloración más o menos obscura, en contraposición al color blanco o claro de la arena, que se vé en los demás puntos, y cuyo color obscuro, indicador de la utilidad de este terreno para la producción de hortalizas y legumbres, ha debido de servir de cebo al vecindario para dedicarlo a su cultivo, formando pequeños huertos, intercalados con las casas.

Y hete aquí otra de las causas de insalubridad; porque a más de que estos huertos son el receptáculo obligado de todas las inmundicias que, a guisa de abono agrícola, en ellos se depositan, necesitan además, para el desarrollo de las plantas, de riegos abundantes, cuyas aguas, al evaporarse, no pueden menos de transportar infinidad de gérmenes morbíficos, productos de la descomposición de las substancias orgánicas, más o menos putrefactas.

Tarea, no fácil, el alejamiento de esta causa de insalubridad, pudiera, sin embargo, intentarse el convencer a los dueños de las ventajas que, después de saneados, podrían obtener de dichos terrenos destinándolos a urbanizarse, ó, lo que sería mucho mejor, dedicándolos a las plantaciones de arboledas, que después de contribuir al embellecimiento de la población y purificación de la atmósfera, podrían con sus productos, dentro de algunos años, resarcirles con ventaja de los gastos inherentes a cambios de cultivo tan radicales.

Y habiendo descrito el suelo, queda ya también hecha la descripción del subsuelo. Las mismas rocas graníticas, las mismas masas que hemos visto en la superficie del terreno, se encuentran también en la profundidad; tendrán más o menos consistencia y coloración más o menos obscura; pero en cualquier punto del casco de la villa en que se pretenda abrir una calicata, practicar una escavación o construir un pozo, siempre é irremisiblemente han de encontrarse y a muy poca profundidad, las capas, o mejor dicho, masas de granito, y tanto más duras en general, cuanto más profundas (hablando días papados con obreros que trabajaban en la construcción de un pozo, me aseguraron que, habiendo ya construido muchos en el perímetro de esta villa, no habían encontrado un punto en el que, a menos de un metro de profundidad, no hubiesen hallado ya la roca dura, que hiciera indispensable, para profundizar más, el uso de la pólvora o dinamita por medio de barrenos). Lo mismo que las que se ven en la superficie del terreno, no adoptan en su superposición ni en su figura forma alguna determinada y regular, estando separadas por vetas o hendiduras, aveces imperceptibles, por las que circulan las aguas que, o procedentes del exterior son recogidas y absorbidas hacia las profundidades, o bien, por el desnivel de las mismas, salen al exterior para constituir lo que se llaman manantiales. Resulta de tal disposición, que siendo lo mismo el suelo que el subsuelo del casco de la villa, impermeables en grado sumo, las aguas en él no debieran estancarse, si no hubiera obstáculos que se opusieran a su libre corriente, y que, debidos principalmente a la mano del hombre, son fáciles de evitar, ya que el declive natural del terreno contribuye poderosamente al buen desagüe.

Y  así ocurre, en efecto. En contraposición a lo que pasa en cualquiera de los pueblos comarcanos, vése en éste, aun en épocas de grandes lluvias, el piso de las calles formado por arenas naturales, seco completamente a las pocas horas de la última llovida; y si en algún punto se forman lodazales, débese a la incuria de los vecinos y autoridades, que han depositado o consentido depositar en medio de la vía pública materiales procedentes del derribo de casas viejas, constituidos en su casi totalidad por arcillas de las que se usan como barro en las construcciones, sin colocar encima una buena capa de granito partido o desmenuzado, que tanto abunda por doquiera, y material el más económico y adecuado en la situación de este pueblo, para nivelar las faltas que las corrientes de las aguas y otras causas dejan en el piso de las calles.

Dedúcese también teóricamente, que no siendo la capa impermeable del subsuelo estratificada, sino más bien formada por conglomerados graníticos de formas y dimensiones variables al infinito, las corrientes pluviales subterráneas no deben tener igual nivel; antes al contrario, han de variar grandemente aun en espacios pequeños, ya que han de estar subordinadas a las grietas o hendiduras de dichos conglomerados y a su mayor o menor inclinación y dimensiones.

Y  así se vé en la práctica. Al paso que una escavación de uno o dos metros da por resultado el hallazgo de una regular cantidad de agua, otra escavación practicada a pocos metros de distancia de la primera, necesita a veces profundizar el doble o triple para quedar en seco o encontrar un caudal mucho menos abundante que aquél. Así se explica también que en distintas habitaciones de una casa de igual nivel, y aún en una misma habitación cuyo piso está constituido por una mezcla de cal, barro y arena, se encuentren puntos en que la suela del calzado se adhiera al piso, al paso que en otros, para conseguir abrir una brecha, se necesitan esfuerzos y aún el uso de herramientas de cantero.

15 de agosto de 2010

Amanecer desde el camino del "Prao Fraile"

Fotos tomadas el 17 de julio de 2010 aproximadamente a las 07:15 horas justo al comienzo de mi tradicional paseo matutino.

Programa de las Fiestas 2010 de Villavieja


DOMINGO 1

  • III QUEDADA CICLISTA
    Ruta desde Villavieja a los puertos del Salto de Saucelle y de la Molinera (114 Km.)

LUNES 9

  • 19:00. EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍAS ANTIGUAS
    Se inaugurará, en el Multifuncional, la exposición realizada por “Juanma” nuestro paisano, donde expondrá fotos realizadas en los años 50. La exposición podrá visitarse durante toda la semana del 9 al 15 de agosto.
Horario de visitas:
Lunes a viernes:
Desde las 19h. hasta las 21h.
Sábado y domingo:
Desde las 19h. hasta las 21h.

JUEVES 12

  • 08:00. CIERRE DE LA PLAZA:
    Desde las 8:00 de la mañana comenzará a realizarse en montaje de la plaza. Como en años anteriores podrá asistir cualquier persona que desee colaborar. Al terminar el cierre se invitará a los participantes a un pequeño almuerzo.

SÁBADO 14

  • 18:00. Inauguración de la exposición “El granito en Villavieja”.
- Cuentacuentos para niños. (D. Antonio Blázquez, actor)
- Los primeros pobladores. (D. Eduardo Martín, experto en prehistoria)
  • 19:00. Conferencia inaugural. El granito en Villavieja. Origen, características técnicas y explotación. (D. Eduardo Areas, ingeniero de minas y gerente de la empresa que explota las canteras actuales )
  • 20.00. Conferencia. La importancia actual del patrimonio histórico y su protección. (D. Dionisio Fernández de Gatta, profesor titular de Derecho Administrativo en la Universidad de Salamanca)
• Lugar: Hogar Parroquial.
• Fechas: Desde el 14 al 21 de agosto.
• Horario de visita: desde las 18:00 hasta las 21:00.

DOMINGO 15

FIESTA DE LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA.
ROMERÍA A SANTIDAD.

  • 10:30. Salida desde la ermita acompañando a la imagen de la Virgen de los Caballeros hacia el arco de la primitiva ermita.
  • 13:00. Eucaristía de la festividad de la Asunción. Comida campestre. A la caída de la tarde, regreso al pueblo y Canto de la Salve en la ermita.

LUNES 16

  • 10:00. DESPACHO DE ABONOS:
    En la biblioteca municipal, desde las 10:00 hasta las 12:00, se despacharán los abonos de los festejos taurinos. El precio de cada abono: 65 €, y para las peñas 60 €. Os recordamos que la recaudación por la venta de abonos y entradas de los últimos años ni siquiera alcanza para sufragar los gastos correspondientes a los eventos taurinos. ANÍMATE Y COMPRA TU ABONO.
  • 11:00. EXPOSICIÓN “HUELLAS DE LAS ARRIBES”.
    Se inaugurará la exposición sobre las Arribes del Duero, organizada por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”.
Podrá visitarse desde el lunes 16 hasta el domingo 22.
HORARIO DE VISITAS
De lunes a sábado:
De 11:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00
Domingo
De 12:00 a 14:00

  • 19:00. Santi Ochoa realizará una exposición de fotografías de camisetas estampadas.
    La exposición se abrirá el lunes 16 de agosto a las 19:00. y permanecerá abierta hasta el martes 31. Será en el Multifuncional y la podréis visitar en el siguiente horario:
    De lunes a viernes desde las 19:00 hasta las 21:00.
    El sábado y el domingo desde las 13:00 hasta las 15:00.
.

MARTES 17

  • 10:00. DESPACHO DE ABONOS.
    Desde las 10:00 hasta las 12:00 en la biblioteca municipal.
  • 18:00. CAMPEONATO DE PETANCA. En la Plaza Mayor, con el sistema de costumbre, a partir de las 18:00 se celebrará el tradicional campeonato de Petanca.
  • 19:00. IV MILLA URBANA.
    A las 19:00 se celebrará la 4ª Edición de la Milla urbana. El circuito donde se disputará la prueba, como viene siendo tradicional los últimos años, será desde la Plazuela del ayuntamiento hasta la ermita, con distintas categorías y premios.
  • 22:00. TEATRO.
    A partir de las 22:00, en la Plaza Mayor, podremos disfrutar de una gran obra de teatro para mayores y pequeños. ENTRADA GRATUITA. La Compañía FABULARIA interpretará la obra “La pícara Justina”. Obra de teatro subvencionada por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”. Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

MIÉRCOLES 18

  • 10:00. DESPACHO DE ABONOS.
    De 10:00 a 12:00 en la biblioteca.
  • 11:00. FUNERAL. Por los difuntos del Hogar de los Jubilados y Pensionistas “Los Charros”, en la Iglesia Parroquial.
  • 22:00. TEATRO.
    A partir de las 22:00, en la Plaza Mayor, podremos disfrutar de una gran obra de teatro para mayores y pequeños. ENTRADA GRATUITA. La Compañía TELONCILLO interpretará la obra “Josefina” Obra de teatro subvencionada por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”. Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

JUEVES 19

  • 10:00. DESPACHO DE ABONOS: Desde las 10:00 hasta las12:00 en la biblioteca municipal.
  • 11:00. FIESTA DE LA CONVIVENCIA.
PROGRAMA
• 11:00. Misa Solemne.
• 12.00. Convite con limonada en la sede de la asociación.
• 14:30. Comida de confraternidad en el Pabellón Municipal.
• 19:00. Baile de la Rosca y degustación de la misma en terrenos contiguos al Hogar del Jubilado, y a continuación baile hasta las 22:00 h.

  • 19:00. DÍA DE LA BICI: La concentración inicial será en la Plazuela del Ayuntamiento a las 19:00. Este año celebraremos distintas contrarrelojes individuales, en un pequeño circuito desde la plazuela del Ayuntamiento hasta la ermita:
Individual para pequeños, hasta 8 años: 2 vueltas.
Individual para medianos, desde 9 hasta 12: 4 vueltas
Individual para mayores: a partir de 13 años: 6 vueltas

  • 19:00. CAMPEONATO DE RANA:
    En la Plaza Mayor, a partir de las 19:00 h.
  • 21:00. NOVENA.
    Comienza la Novena, que se celebrará a diario, en la ermita, desde el jueves 19 hasta el 27
  • 22:00. CINE.
    A partir de las 22:00, en el frontón de pelota, podremos disfrutar de una gran película de cine para mayores y pequeños. ENTRADA GRATUITA. Se proyectará la película “AVATAR” Proyección subvencionada por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”. Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

VIERNES 20

  • 10:00. ÚLTIMO DÍA DE DESPACHO DE ABONOS:
    De 10:00 a 12:00 en la biblioteca.
  • 12:00 IV CARRERA DE CINTAS:
    En la plazuela del Ayuntamiento, a partir de las 12:00 h. Edades:
    - Grupo 1º: Niños entre 5 y 9 años.
    - Grupo 2º: Niños de 10 a 15 años.
  • 12:30. PUBLICACIÓN DE LA LISTA DE ABONADOS:
    Al término del despacho de abonos, se publicará la lista de abonados que podrá ser consultada en la biblioteca, el tablón de anuncios del Ayuntamiento y en la Plaza Mayor. Si se advierte algún error u omisión, se ruega comunicarlo de inmediato a la Comisión de Festejos en la Biblioteca municipal.
  • 21:00. NOVENA.
  • 22:00. CAMPEONATO DE CALVA:
    En la Plaza Mayor, a partir de 22:00 h.
  • 22:00. CINE. A partir de las 22:00, en el frontón de pelota, podremos disfrutar de una gran comedia para mayores y pequeños. ENTRADA GRATUITA. Se proyectará la película “UP” Proyección subvencionada por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”. Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

SÁBADO 21

  • 11:30. SORTEO DE ABONOS:
    En el salón de actos del Edificio Multifuncional, a las 11:30. Los abonos deberán ser retirados una vez concluido el sorteo.
  • 16:00. TIRO AL PLATO:
    A las 09:00, tirada local y a las 16:00 tirada general. En la dehesa. Entrada por la cantera.
  • 21:00. NOVENA.
  • 21:30. Misa vespertina en la iglesia parroquial.
  • 22:00. BAILE Y DANZA/RECITAL.
    En la Plaza Mayor, tendrá lugar un recital de música y baile de TANGOS, a partir de las 22:00. La entrada será GRATUITA. El grupo musical TANGO ZERO Acompañados de una pareja de baile, interpretarán “TANGOS” Recital de música y baile subvencionado por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010” Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

DOMINGO 22

  • 13:00. 5ª FERIA MULTISECTORIAL:
    En la Plaza Mayor, organizada por el Excmo. Ayuntamiento, exposición y venta de productos ecológicos y artesanales.
  • 21:00. NOVENA.
  • 22:00. BALLET.
    En la Plaza Mayor, a partir de las 22:00, tendrá lugar un recital de música y baile ANDINA. La entrada será GRATUITA. El grupo BALLET ANDINO ECUATORIANO QUITUS interpretarán BAILES Y MÚSICA TRADICIONAL ECUATORIANA Recital de música y baile subvencionado por la Diputación de Salamanca, dentro del Programa: “Encuentros de Verano. Cultura 2010”. Colabora EL AYUNTAMIENTO DE VILLAVIEJA DE YELTES.

LUNES 23

  • 21:00. NOVENA.
  • 22:00. HOMENAJE 65.
    Reconociendo a las personas que cumplen los 65 años durante en 2010. El Ayuntamiento rendirá homenaje a los hombres y mujeres que cumplan 65 años, en el presente 2010, es decir, los nacidos en 1945. Terminada la etapa laboral, parece obligado un re conocimiento a todas aquellas personas que con su esfuerzo diario han contribuido a conseguir una sociedad mejor y más justa, creando riqueza en el país.

MARTES 24

  • 18:30. CIRCO INFANTIL: Festival Mundial del Circo de los niños. Espectáculo de circo, magia y fantasía. Directamente del programa de televisión TRILOCOS. ENTRADA: 2€ (todos los públicos)
  • 21:00. NOVENA.
  • 22:30. PREGÓN DE FIESTAS: A partir de las 22:30, en el Edificio Multifuncional, podremos disfrutar del pregón de fiestas que realizará: María del Rosario Ramiro.

MIÉRCOLES 25

  • 11:00. VENTA ANTICIPADA DE ENTRADAS:
    En el Salón de actos del Ayuntamiento, desde las 11:00 hasta las 14:00.
• Capea Nocturna: 12 €
• Novillada: 15 €

  • 19:30. MERIENDA DE CARNE DE NOVILLO:
    En la dehesa, junto a la piscina municipal, a las 19:30. El Ayuntamiento de Villavieja invita a todo aquel que quiera acudir a merendar carne de novillo con una fresca sangría.
  • 21:00. NOVENA.
  • 22:00. COPLA.
    Una promesa de Boadilla nos sorprenderá con su arte, en la Plaza Mayor, a partir de las 22:00. ENTRADA GRATUITA.

JUEVES 26

  • 21:00. NOVENA.
  • 24:00 CAPEA NOCTURNA.
    A partir de las 12:00 de la noche, en la plaza de toros se lidiará un novillo y dos vacas de la ganadería de D. José Tomás García García.

VIERNES 27

  • 17:30. VÍSPERAS SOLEMNES EN LA ERMITA.
    A partir de las 17:30 se celebrarán las vísperas solemnes en la ermita de Nuestra Señora Virgen de los Caballeros.
  • 21:00.NOVENA.
  • TRASLADO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN, desde la Ermita a la Plaza Mayor, acompañada por el pueblo, cofrades y Mayordomos; lo son este año los hermanos Javier García Galache y Eva García Galache.
  • SALUTACIÓN A LA VIRGEN. A cargo de D. Juan Carlos Bernardo García.
  • CANTO DE LA SALVE.
  • BAILE DEL CORDÓN. (Este acto queda pendiente de que finalmente aparezcan voluntarios que lo realicen)
  • CANTO DEL HIMNO DE VILLAVIEJA
  • TRASLADO DE LA IMAGEN A LA IGLESIA PARROQUIAL.
  • 24:00. VERBENA CON ORQUESTA.
    En la plazuela del Ayuntamiento, a partir de las 24:00 y hasta las 05:00, amenizará la madrugada la orquesta: “ESTRELLA DEL NORTE”

SÁBADO 28

  • 09:00. PASACALLES Y CABEZUDOS:
    A partir de las 9:00 de la mañana la magnífica charanga “Al Rojo” y los cabezudos alegrarán las calles de nuestra villa.
  • 09:00. FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS CABALLEROS:
    A las 09:00 h. Eucaristía en la Iglesia Parroquial.
    A las 11:00 h. MISA SOLEMNE CONCELABRADA.
    Al finalizar la Misa Solemne, ofertorio a la Virgen.
  • 13:00. ENCIERRO TRADICIONAL:
    A partir de las 13:00 horas, siguiendo el recorrido tradicional, se encerrarán los novillos que se lidiarán por la tarde. Posteriormente se correrán también otros novillos, según viene siendo costumbre.
  • 18:00. NOVILLADA:
    A las 18:00 horas, con permiso de la Autoridad competente y si en tiempo no lo impide, dará comienzo una magnífica novillada en la que serán lidiados, banderilleados y muertos a estoque 4 novillos de la acreditada ganadería de Herederos de D. Francisco Galache Cobaleda, por los valientes novilleros:
FRANCISCO JAVIER SÁNCHEZ
JORGE FERNÁNDEZ
Destacados alumnos de la escuela de Tauromaquia de Salamanca, acompañados de sus cuadrillas.

  • 20:00. DESENCIERRO:
    Finalizada la novillada se desencierran las reses del encierro matutino.
  • 21:30. MISA VESPERTINA. En la iglesia parroquial.
  • 24:00. VERBENA:
    En la plazuela del Ayuntamiento, a partir de las 24:00 y hasta las 05:00, amenizará la velada la orquesta: CASTING

DOMINGO 29

  • 05:00. VACA DEL AGUARDIENTE:
    A las 5:30 aproximadamente, cuando finalice la sesión de la orquesta, se celebrará la vaca del aguardiente, en la Plaza, con las reses que mejor juego hayan dado en los anteriores eventos.
  • 11:00. MISA.
    En la residencia “Virgen de los Caballeros”.
  • 18:00. PARTIDO DE PELOTA A MANO POR PAREJAS:
    En el Pabellón Municipal de Deporte, a partir de las 18:30 se celebrarán dos partidos de pelota a mano por parejas. Entradas 7€
  • 21:00. MISA VESPERTINA:
    En la Iglesia Parroquial, a las 21:00 h.
  • 21:30. CONCURSO DE DISFRACES:
    En la Plaza Mayor, a partir de las 21:30 se celebrará el tradicional concurso de disfraces. Los premios serán: de 200€, 150€ y 50€, para los 1º, 2º y 3º clasificados, respectivamente.
  • 24:00. VERBENA CON ORQUESTA.
    En la plazuela del Ayuntamiento, a partir de las 24:00 y hasta las 05:00, amenizará la madrugada la orquesta: ALTO STANDING

LUNES 30

  • 09:00. PASACALLES Y CABEZUDOS:
    A partir de las 9:00 de la mañana la magnífica charanga “Al Rojo” y los cabezudos alegrarán las calles de nuestra villa.
  • 11:00. MISA PARROQUIAL:
    En la Iglesia a las 11:00.
  • 12:00. ENCIERRO A CABALLO:
    A las 12:00 horas se encerrarán a caballo los novillos que se lidiarán por la tarde. Posteriormente se correrán también otros novillos, según viene siendo tradicional.
  • 18:00. NOVILLADA:
    A las 18:00 horas, con permiso de la Autoridad competente y si el tiempo lo impide, dará comienzo una magnífica novillada en las que serán lidiados, banderilleados y muertos a estoque 4 novillos de la acredita ganadería de D. José Tomás García García de Villavieja de Yeltes, por los valientes novilleros:
ROBERTO BLANCO
PABLO JIMÉNEZ
Destacados alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, acompañados de sus cuadrillas.

  • 20:00 DESENCIERRO:
    Finalizada la novillada se desencierran las reses del encierro matutino.

14 de agosto de 2010

Puente de Juantán

Está situado sobre el río Yeltes en la carretera que va desde Villavieja a Yecla. Se construyó al final de la segunda decada del siglo XX (hay datos que nos dicen que los pilares o machones de dicho puente estaban casi terminados en febrero de 1919). El contratista que lo construyó fue el villaviejense Anastasio Mateos y sirvió según las crónicas de la época para dar trabajo y por tanto para dar de comer a más de un centenar de familias de Villavieja en una época de crisis tremenda. 

El puente consta de tres arcos centrales muy rebajados e iguales y dos laterales (uno en cada extremo) de medio punto. Los arcos centrales tienen una luz aproximada de seis metros y una flecha de un metro aproximadamente, por lo que el arco resulta bastante plano, aunque no tanto como el puente del Cubo de Don Sancho sobre el río Huebra, que posee la misma flecha pero una luz de casi nueve metros.

Resultan llamativos especialmente los dos machones centrales, uno de los cuales puede verse con más detalle en las fotografías inferiores.

13 de agosto de 2010

La edad dorada de los canteros villaviejenses



Resulta indudable que uno de los sectores con más dinamismo en la vida laboral villaviejense a finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX fue el de la cantería y albañilería. De hecho, y según los datos suministrados por D. Dionisio García Alonso en su “Geografía médica de Villavieja”, en 1901 había en nuestro pueblo 87 canteros y albañiles, lo cual venía a significar por aquel entonces más de un 12 % de la población masculina del pueblo en edad de trabajar. Era por tanto el colectivo más importante de trabajadores, después del dedicado a las tareas agrícolas (labradores, ganaderos, jornaleros, …) que representaba el 43,5%.

Con toda probabilidad el importante desarrollo de esta rama vino condicionado en parte por varios factores. Uno, la decidida actuación de las autoridades provinciales y nacionales de entonces que se embarcaron en una política de construcción y reacondicionamiento de caminos vecinales, carreteras y puentes, lo que supuso una gran carga de trabajo a los canteros villaviejenses como veremos más adelante.

Con ocasión de haber sido adjudicadas las subvenciones para caminos vecinales, el ministro de Fomento ha dictado una Real orden de la que entresacamos los siguientes párrafos:
En opinión de este ministerio, el país ha sido interrogado por la ley de construcción de caminos vecinales y a pesar de las justificadas desesperanzas que suscitó el indefinido aplazamiento de estas obras en otro tiempo, el país contesta, tan alto como puede, con voz poderosa que se asocia al Estado, que ansia esos caminos, y subraya su grito de aliento y de vida, con 10 millones de pesetas.
A tiempo en que más de 100.000 ciudadanos podrán utilizar el tránsito rodado para el transporte de sus productos; podrán, por tanto, tener un mayor rendimiento que hasta aquí. Merced a ellas, dos millones quinientos mil españoles se liberan de una vida medieval, por lo que a las comunicaciones se refiere.
“El Salmantino” - Año V, nº 431 – 8 de Noviembre de 1911

Otro factor que sin duda influyó notablemente en el florecimiento de la cantería villaviejense, fue la llegada del ferrocarril. La construcción de esta vía férrea con sus viaductos, túneles, estaciones, muelles de carga, etc. debió de suponer un fuerte impulso, no solamente por el material granítico empleado en sus estructuras, sino también por el hecho de que se abría una nueva y rápida vía de exportación a gran escala de la piedra de Villavieja, que de esta forma lograba romper los estrechos límites de la comarca del Oeste salmantino logrando alcanzar de este modo la capital de la provincia. Y si a esto le sumamos también el empuje modernizador de ámbito local con la construcción de edificios públicos (plaza, escuelas, frontón, …) y privados se comprenderá fácilmente como, en una época, en la que los obreros agrícolas (jornaleros, braceros, ….) lo estaban pasando muy mal –en esos años se empezó a fraguar lo que sería la “gran emigración española” hacia América- la cantería fue para Villavieja, dentro de lo que cabe, una especie de “piedra de salvación”.

No obstante todo lo anterior, los comienzos de esa expansión no fueron fáciles. En 1888, apenas un año después de la inauguración de la línea del ferrocarril, se produce una “mala noticia” para la piedra villaviejense. El Ayuntamiento de Salamanca estaba construyendo el matadero municipal. El contratista que lo hacía llevó la piedra de Villavieja. El arquitecto elaboró un informe muy negativo sobre la misma, incidiendo en el hecho de que en el proyecto figuraba que debía usarse para su edificación piedra de Martinamor. Se aseguraba que la piedra que había llegado por tren de Villavieja era de inferior calidad y que no valía para la obra. Todo esto suscitó un intenso debate en una sesión del Pleno del Ayuntamiento de Salamanca:

El señor Turiel, dijo, que una comisión del ayuntamiento, aunque con el carácter de extraoficial, vio la piedra en la estación del ferrocarril y hasta en la misma obra, y todos creyeron que reuniría buenas condiciones de dureza y que podría equipararse a la de Martinamor; más hoy que está convencido del resultado de la misma como el señor Valle, propuso no se admita más de Villavieja y que se emplee en lo sucesivo la de las canteras de Martinamor……

… y por unanimidad fue aprobado el dictamen de la comisión de obras, proponiendo que no se admita más piedra de las canteras de Villavieja y se exija al contratista el cumplimiento del condicionado de la subasta.

''La Liga de Contribuyentes de Salamanca”
Año VII Número 277 - 18 de noviembre de 1888.

Como se ve fue un tropiezo importante. Se le achacaba a la piedra que era blanda y que no aguantaría bien la climatología salmantina. De hecho se propone que la piedra ya admitida se emplee en zonas donde sufra lo menos posible la acción de la lluvia. Los canteros de Villavieja debieron verle las “orejas al lobo” y para las obras venideras debieron de seleccionar una de mayor dureza. Apenas un año después del descalabro sufrido con la piedra del matadero, lograron la concesión para realizar un ensayo de pavimentación de calles a base de piedra.

Hoy se ha comenzado la colocación de los 160 metros superficiales de adoquines, que el Ayuntamiento ha contratado de las canteras de Villavieja y que por vía de ensayo van a colocarse en la Calle de Zamora.

El Fomento. Año IX, nº 1693. 10 de diciembre de 1889.

Otros seis meses más tarde habían recuperado ya el prestigio para el granito villaviejense dentro del Consistorio salmantino. Se obligaba, por ejemplo, a que las aceras tenían que ser de piedra de nuestras canteras.

El miércoles último se celebró en el Ayuntamiento la subasta de la piedra dura necesaria para la colocación de algunas aceras. La adjudicación se hizo a favor de cierto individuo, cuyo nombre ignoramos, por el tipo de 7,50 pesetas el metro cuadrado. Dichos materiales han de ser de las canteras de Villavieja.

El Fomento, Año X, nº 1856 Viernes 6 de Junio de 1890

Como se puede ver en apenas tres años después de la inauguración del ferrocarril, la calidad del granito que se enviaba y la facilidad de transporte a grandes distancias a través del nuevo medio de locomoción habían logrado poner un “poquito” de moda la piedra de Villavieja en la capital salmantina. Prueba inequívoca de ello es que en la construcción del nuevo mercado en la antigua plaza de la Verdura junto a la Plaza Mayor, que se inició a finales del mes de noviembre de 1899 se usó para el zócalo piedra extraída de las canteras de Villavieja. Y un ejemplo más. Algunos “machones” de la inigualable Plaza Mayor charra se hicieron nuevos en estos años también con granito de Villavieja. A lo largo del verano de 1915 un anuncio publicado en el diario “El Castellano” así nos lo indica:

AVISO. Se hace a los vecinos de Salamanca que habiendo de llevar a efecto la colocación de aceras ordenada por el Ayuntamiento de dicha ciudad, necesitan piedra para ello. Don Jorge Mateos propietario de las canteras de Villavieja y Bogajo, ofrece a los particulares salmantinos dichas canteras, de las que hasta 1º del año próximo podrán adquirir a precios muy económicos toda clase de sillería o piedra granítica, la que se proporciona en ventajosísimas condiciones y precios muy económicos lo cual es debido a terminar en citada fecha el arriendo de dichas canteras. Puede juzgarse de la clase de la piedra que se ofrece por la empleada en los machones nuevos de la Plaza Mayor que perteneciendo a dichas canteras de Villavieja y Bogajo, pueden servir de muestra al comprador. Para entenderse dirigirse al propietario en Villavieja.

Por cierto, según el profesor Álvarez Villar, también las jambas y el dintel monolíticos de la portada de Colegio Arzobispo Fonseca de Salamanca son de granito de Villavieja. (“La Universidad de Salamanca: arte y tradiciones”, pág. 170)

A finales del siglo XIX se va tomando conciencia en la ciudad de Salamanca de la necesidad de mejorar las comunicaciones entre ambas orillas del Tormes. Habida cuenta de que el único puente que existe, el romano, es bastante estrecho, se debate en la ciudad y en el consistorio la posibilidad de modificar su estructura para darle más anchura. Afortunadamente hay alguien que se opone a dicho desaguisado arquitectónico con todas las energías. Se trata de don Enrique Esteban Santos. Este concejal presentó una propuesta el 9 de Diciembre de 1891 en la que aducía una serie de razones para construir un nuevo puente por donde debería pasar además la nueva carretera proyectada por el Gobierno que iba de Villacastín a Vigo. Y no cejó en su empeño durante once años. En septiembre de 1902 se colocó la primera piedra. Las obras a gran escala no comenzarían hasta la primavera del año siguiente (1903). Y eso conllevó una gran carga de trabajo a los canteros villaviejenses como se puede deducir fácilmente de lo publicado por un diario salmantino de la época:

Dicen de Villavieja que hay escasez de personal, en la clase de canteros, en aquella villa. Tenido esto en cuenta y el que los contratistas de las canteras de dicha villa hayan adquirido, según parece, el compromiso de suministrar la cantería necesaria al puente que se ha de construir en Salamanca, llamado de Enrique Esteban, se espera que puedan obtener plaza buen número de canteros de fuera.
“Noticiero Salmantino”, Año VI, n1 1793 – 24 de Febrero de 1903

Y es que por esa misma época se han iniciado también las obras de la Basílica de Santa Teresa en Alba de Tormes, que también ha supuesto trabajo para nuestro pueblo. Publica “El Lábaro” el 17 de Febrero de 1903 la carta que el Obispo de Salamanca ha dirigido al resto de Obispos españoles en solicitud de ayuda económica para financiar la obra. Les da cuenta de lo efectuado hasta el momento:

Ha sido una labor de solidez y de forzosa lentitud la que se ha llevado á cabo para colocar en derredor del perímetro del templo las dos hiladas de sillares graníticos, de 80 centímetros de altura, con la correspondiente longitud cada sillar, sumando más de mil los que constituyen una hilada.

Estos ingentes bloques de finísimo granito primitivo se han extraído y transportado con harta dificultad de las canteras de Martinamor y Villavieja, en la provincia de Salamanca, y, sobre la robusta base por ellos formada, se principiará a asentar la piedra franca de las canteras inmediatas a Salamanca,…

Como se puede deducir: ¡pleno empleo! Por lo menos en este sector laboral. Y la cosa durará unos cuantos años.

Por ese tiempo, -estamos hablando de los comienzos del siglo XX- se fundan en Villavieja bajo los auspicios del ilustre pedagogo don Andrés Manjón dos escuelas privadas, una para niños y otra para niñas que acogerán no solamente a escolares de Villavieja sino también a alguno de lugares tan “lejanos” como Escurial de la Sierra, Gallegos de Argañán y Monsagro. Dichas escuelas, al estilo de las “del Ave María” que este sacerdote fundara con anterioridad en Granada, funcionarán en Villavieja, bajo la dirección de don Filemón Blázquez, juntamente con otras dos públicas u oficiales (también para niños y niñas). En Salamanca capital existían otras similares y entre los métodos pedagógicos utilizados en ellas figuraban ya en aquella época, las excursiones. Villavieja fue destino en dos ocasiones de este tipo de visitas: en 1905 y 1909. En ellas los profesores y alumnos utilizaron las facilidades y descuentos proporcionados por la empresa de los ferrocarriles para acercarse a nuestro pueblo y visitar las fábricas de curtidos y zapatos y, desde luego, las canteras. La prensa de la época se hizo eco de estas excursiones, publicando incluso uno de los medios una fotografía de canteros realizando unos barrenos en la roca granítica.

Hubo niños que en las fábricas de curtidos preguntaron ¿cómo le quitan el pelo a los cueros? ¿Con qué le dan este color? ¿Para qué sirve el zumaque? ¿Es de algún árbol?
Y en las canteras. ¿Cómo pueden cortar estos trozos tan grandes? ¿A dónde llevan las piedras? ¿Con qué las arrastran hasta el tren?

“El Castellano”, Año III, nº 983, 4 de noviembre de 1905


Si el domingo lo pasaron divertidos, mucho más el lunes; la mañana se dedicó a visitar fábricas de curtidos y canteras, el caño y los alrededores, y como teníamos permiso de Lacierva(*), no hubo inconveniente en torear algunos churros, cosa imprescindible en este pueblo.

“El Lábaro”, Año XIII, nº 3652, 16 de Abril de 1909

(*) Alude a la prohibición que este ministro impuso acerca de la celebración de algunos festejos taurinos.

Sin lugar a dudas fueron los años de las “vacas gordas” de la cantería villaviejense. Para hacernos una idea de las obras proyectadas en esa época en la comarca vamos a transcribir lo que publicaba el corresponsal en Villavieja de “El Castellano” en la edición de este periódico del día 9 de julio de 1909.

Yo no sé si habremos entrado en la era máxima de actividad respecto a obras públicas en el partido de Vitigudino, pero es lo cierto que de pocos años a esta parte vamos progresando mucho, sobre todo con respecto a caminos.
Hemos visto hacer en relativamente tiempo corto, el puente de Vegaredonda y el de Resbala sobre el Yeltes, los trozos de carretera de Saucelle al primero y del segundo a Lumbrales; el camino vecinal (hoy carretera) de Bogajo a Vitigudino, el trozo primero del de Barruecopardo a Saucelle y el primero también de la carretera de Vitigudino a Sequeros. Hoy se están haciendo el trozo segundo de esta misma, del que es una parte atrevidilla ya concluida el puente casi horizontal del Cubo de Don Sancho, honra del ingeniero que lo estudió y del contratista don Jorge Mateos, y el del puente del Resbala a Barruecopardo; y en estudios han andado estos días para las carreteras de Vitigudino a la Bouza, Vitigudino a Mieza, Yecla a Villavieja y Villavieja al Collado pasando por los baños de Retortillo. Se me pasaba ya la subastada en Diciembre último y que no sé si estará en construcción de Lumbrales a Vegaredonda, y con esto creo que quedan justificadas las palabras que estampé al principio.
Nunca se hablan conocido por aquí tantas obras juntas y de tanta utilidad, y vayan por ello mis plácemes a don Luis Maldonado en primer término con su lugarteniente don Rogelio, y por algunos de ellos que beneficiarán también a Ciudad-Rodrigo, a los señores Sánchez Arjona.

Por las indicaciones que se dan en el texto, el que se denomina Puente de Vegaredonda debería de corresponderse con el conocido actualmente como “Puente de La Molinera” sobre el río Huebra-Yeltes en la carretera de Lumbrales a Saucelle.


El puente Resbala también está sobre el mismo río, pero en la carretera de Bermellar a Saldeana. Hacía poco más de un año que habían finalizado las obras de esta infraestructura cuando sobrevino la famosa riada de diciembre de 1909 que se lo llevó por delante, con lo que hubo de reiniciarse todo el proceso. En 1914 el Ministerio de Fomento en coordinación con la Diputación provincial aprobaba una nueva ampliación del presupuesto para poder finalizar la “reparación”. Las obras las ejecutarían los canteros villaviejenses.

Uno de los contratistas del puente Resbala y de los que más se han distinguido por su pericia, hasta quitar las cimbras de aquella monumental obra es nuestro joven e ilustrado Alcalde, don Anastasio Mateos, por cuyo triunfo, no solo él, sino este pueblo todo, está de enhorabuena.
“El Castellano”, Año I, nº 46. 31 de octubre de 1914

La obra no se concluiría hasta 1916, como nos lo indica una crónica enviada por el corresponsal de “El Salmantino” en Villavieja:

Hace pocos días tuve necesidad de atravesar el puente recién concluido de Resbala entre Saldeana y Bermellar, y no puedo menos de declarar que es aquella una obra soberbia que honra a nuestro paisano el ingeniero don José Luis Martin que la ideó, según mis noticias, y a los contratistas que la llevaron a cabo.
Hacía ya tiempo que había pasado por allí, cuando estaban poniendo las cimbras y había desperdigadas miles y miles de piedras numeradas en las inmediaciones. El encargado de las obras, Anastasio Mateos, me enseñó entonces los planos por él dibujados, y me dio detalles. Comprendí entonces que iba a resultar una obra hermosa, pero esta hermosura es ahora cuando se ve; y si orgullo puede caber por ver realizada una cosa en la que no ha tomado uno arte ni parte; yo me enorgullezco de que tengamos ese puente en esta región, y de que hayan sido paisanos también los canteros de Villavieja, sus artífices, de los cuales quedan algunos aún allí suavizando a fuerza de dinamita una pendiente de la avenida Sur…
“El Salmantino”, Año VIII, nº 1745 – 30 de Marzo de 1916

Y, ¡de puente a puente! Así, mientras se “suaviza la ladera”, toda la acción se traslada hacia la carretera que debía conectar El Collado con Villavieja. Los grandes impulsores de esta obra habían sido los miembros de la familia Arjona. En concreto, del que era senador vitalicio y propietario de los Baños de Retortillo, don Luis Sánchez Arjona. El empeño por construir esta carretera no gustaba para nada en Ciudad Rodrigo como se puede apreciar en alguna publicación mirobrigense de la época. Se quejan de que dos años después de la riada de 1909 que también destruyó el puente de Sancti Spiritus éste no haya sido reconstruido y sin embargo se esté estudiando ya la posibilidad de realizar la carretera al Balneario.

… ya se ha adjudicado la construcción de la carretera que ha de pasar por los baños de Retortillo propiedad del “amo viejo” que, aun cuando dice que ha dejado la política, continua entre bastidores arrimando el ascua a su sardina aunque las del prójimo se queden crudas.
“La Iberia”, Año XII nº 630 – 15 de Mayo de 1915

A los deseos “interesados” de Sánchez Arjona se sumaron los de los representantes en las Cortes por el partido de Vitigudino y suponemos que también el del que en algunos ámbitos era conocido como “diputado provincial perpetuo”, es decir, don Rogelio Miguel del Corral Vicente (natural de Lumbrales, casado en 1907 con la villaviejense Isabel Rodríguez García y desde entonces, vecino de Villavieja) que en estos años ostentaba el cargo de Presidente de la Diputación Provincial de Salamanca. Con todos estos apoyos, el proyecto de carretera salió adelante. Era necesario, por tanto, construir un nuevo puente. El contratista elegido para ello fue don Anastasio Mateos Sevillano. Así pues, esta nueva infraestructura de la comarca llevaría también la impronta de los canteros de Villavieja. ¡Y no sería el último!


El descimbre del Puente sobre el Yeltes en los Baños de Retortillo
El día 18 del actual, tuvo lugar el descimbre; de dicho Puente; a las once de su mañana, se dio principio a dar salida a la arena que se encerraba en las cajas que de antemano estaban preparadas, bajo la inspección del Ingeniero don Joaquín Arriandiaga, del Ayudante don Manuel Sánchez Tirado y de nuestro amigo, don Justo Lorenzo., encargado de la dirección de la operación, auxiliado por el constructor, don Anastasio Mateos.
La operación consiste, en separar la cimbra del arco que ya dijimos que media treinta metros de luz, habiendo comprobado que la clave solo descendió un centímetro, lo que demuestra que las juntas de las dovelas estaban a hueso completamente.
La operación fue presenciada por un gentío inmenso, entre los que figuraban muchos de Salamanca, Retortillo, el Ayuntamiento de Villavieja (que está deseoso de que se dé principio a los trabajos del trozo segundo), por todos los bañistas que se encontraban aquel día en el Balneario, y cuatro o cinco personas de esta localidad. Terminada la operación los invitados fueron obsequiados por el contratista, con un suculento banquete, champán y habanos. Hemos oído hacer grandes elogios de la obra, tanto por su construcción esmerada, como por su conjunto.
Nuestra más cordial enhorabuena, a los señores que han intervenido en su construcción y .en especialidad, al señor Mateos, que con tanto acierto ha interpretado el proyecto.
“La Iberia”, Año XIV, nº 701. 23 de Septiembre de 1916.


Construida esta carretera, a Villavieja le quedaba pendiente la comunicación con el norte, es decir, con Yecla y Vitigudino. No se debieron quedar de brazos cruzados los representantes comarcales, pues, no se había terminado aún el tramo de los Baños a Villavieja cuando ya estaba en plena faena el de Villavieja a Yecla. Así lo contaba el corresponsal de “El Salmantino” en nuestro pueblo en Febrero de 1919.

El trozo hasta los Baños, con puente y todo, creo que está terminado y que ya se utilizó el verano pasado. De los Baños aquí, faltará quizá el relleno sólido en algunos pedazos, y en él se está trabajando.
Desde aquí hasta 400 metros más del Yeltes en término de Yecla es donde se hace ahora con más actividad, y el trozo último hasta el pueblo de Yecla en donde ya se une a la carretera de Bogajo a Vitigudino, dícese que saldrá a subasta pronto.
De este modo nos veremos unidos por Norte y por Sur con puntos importantes saliendo del aislamiento en que estaba este pueblo a quien solo le daba vida la vía férrea.
De este beneficio creo que somos deudores a los señores Maldonado, Puerto Seguro, Corral y muy especialmente al Senador vitalicio señor Sánchez Arjona, quien aunque por fines particulares y como dueño de los baños idease las carreteras, se unió después a nuestros representantes al hacer la petición….
Las obras en este término, van ya bastante adelantadas. De ellas comen hoy lo menos cien familias, y construidas ya las ocho pilas o machones del puente, y mientras se preparan las piezas de los arcos para cerrarlos en el verano próximo y siguen en las cartillas o atarjeas los canteros, están los peones haciendo desmontes y trincheras en puntos ya muy próximos al pueblo.
No es, pues, tanto de temer la miseria en esta primavera, a pesar de lo carísimo, y cada vez más, de las subsistencias, máxime cuando el contratista es nuestro convecino el señor Mateos, quien a no poder menos sería cuando despidiese a algún obrero, admitiendo en cambio gustoso a cuantos se presenten, si los fondos dan para ello.
“El Salmantino”, Año XI, nº 2581 – 4 de Febrero de 1919

Resultan muy interesantes los dos últimos párrafos del artículo. No debemos olvidarnos de que fueron años muy complicados. Durante la Primera Guerra Mundial, España permaneció neutral, lo cual se tradujo en un importante desarrollo de ciertas industrias y un florecimiento del comercio. Los beligerantes necesitaban alimentos, armas, uniformes, … de lo que indudablemente se benefició nuestro país. Por lo menos hasta 1917. Pero claro, esa bonanza económica trajo aparejado también un aumento de precios de productos básicos y por tanto, un desequilibrio importante entre precios y salarios que terminaría en un malestar general de gran parte de la población obrera que cristalizaría en la famosa huelga general "revolucionaria" de 1917. Fueron años muy duros para la clase obrera. Y de mucha hambre. Así, por ejemplo, en Vitigudino, en el año 1916:

Persiste el vecindario, o sea la clase obrera, en su petición de pan y trabajo, y el Ayuntamiento no ceja tampoco en sus gestiones hasta conseguir salga a subasta cuando menos el primer trozo de la carretera de Vitigudino a Mieza.

“El Salmantino”, Año VIII, nº 1745 – 30 de marzo de 1916

En el mismo periódico y en la misma fecha se nos habla también acerca de la crítica situación en Ciudad Rodrigo.

Llevamos ocho días de honda preocupación y en nuestro pueblo hace años que no se conoce tanta miseria como en el año actual. Las pertinaces y constantes lluvias, han contribuido poderosamente al malestar reinante, el cual no ha podido amortiguarse a pesar de los esfuerzos rechazados (sic) por la Corporación municipal y algunos caritativos, vecinos. Necesítase que los terratenientes y el Gobierno se preocupen de la situación y acudan en nuestro auxilio abriendo obras y enviando recursos, o de lo contrario nada tendría de particular que Ciudad Rodrigo se viera obligado a dar un espectáculo de los que consigo suele traer el hambre y la miseria.
“El Salmantino”, Año VIII, nº 1745 – 30 de marzo de 1916

En este sentido, gran parte de la población villaviejense pudo considerarse bastante afortunada, ya que la terrible crisis de esos años, pudo ser capeada debido al trabajo que proporcionaban los sectores de cantería, curtidos y zapatería. A este respecto me gustaría señalar también que una fábrica de zapatos de Villavieja anunciaba a finales de 1914 que su producción semanal era de 2.000 pares.

Además de las importantes obras públicas acometidas por el Gobierno y la Diputación en nuestra comarca, también el Ayuntamiento villaviejense proporcionó una cierta carga de trabajo al gremio de canteros local. Así, durante esos años, se acometieron una serie importante de obras como
  • instalación de un sistema público de abastecimiento de agua corriente (depósito, caño, fuentes, lavaderos,..)
  • remodelación de los portales de la plaza mayor con la sustitución unas veces y la construcción otras de nuevos pilares y arcos,
  • edificación de las Escuelas Graduadas (se tenían que haber inaugurado el 30 de agosto de 1917 y se pensaba contar con la presencia del Director General de Enseñanza Primaria, D. Eloy Bullón, así como del Gobernador y de los Diputados comarcales, pero la resaca de la famosa huelga general de agosto de 1917 impidió y aconsejó aplazarla a una fecha posterior, realizándose finalmente en enero de 1918, sin la fastuosidad que se hubiese querido),
  • construcción del frontón (se inauguró en las ferias y fiestas de 1916),
  • realización de muelles de carga y embarcadero en la estación de ferrocarril
  • ….

Además de estas obras públicas se le dio también un buen impulso a la construcción de casas y viviendas particulares, no solamente en nuestro pueblo sino también en los de nuestro alrededor e incluso en poblaciones algo más alejadas como Ciudad Rodrigo y Aldeadávila de la Ribera.

Desgraciadamente, con el paso de los años vinieron las “vacas flacas” y a finales de los años cincuenta y comienzo de los sesenta del siglo XX la decadencia de todos los sectores industriales de Villavieja comenzó a ser preocupante por la falta de iniciativas de modernización de éstas y la consiguiente pérdida de competitividad que se tradujo en un progresivo e irreversible cierre de fábricas y talleres que ocasionó lo que podíamos denominar la segunda gran emigración con destino a las grandes áreas industriales de nuestro país: Barcelona, Madrid, Bilbao, ... y hacia algunos países europeos: Francia, Alemania, Suiza,…. La primera emigración en masa había ocurrido a comienzos del siglo y había afectado principalmente a la clase agraria (jornaleros y braceros) que ante las enormes dificultades para subsistir se vieron obligados a buscar trabajo y comida allende los mares: Argentina, Brasil, Cuba, …

No obstante, tras esta segunda y masiva desbandada, la cantería, resguardada en buena parte bajo el paraguas de empresas de la construcción que pudieron continuar su labor apoyadas principalmente en las grandes obras de los saltos hidroeléctricos del Duero, pudo continuar trabajando a lo largo del siglo si bien no con la plenitud con la que lo había hecho en las primeras décadas del mismo.

Hoy día, la modernización ha alcanzado también a este tradicional oficio villaviejense y así, disponemos en Villavieja tanto de una empresa extractiva (Minas y Geología) que comercializa una marca de granito típico de nuestro pueblo “granito de Villavieja” de coloración blanca (leucogranito) que extrae de las canteras de Valgrande y Trincheras y de otra empresa (Canteros Artesanos de Villavieja) dedicada a la transformación y elaboración de productos derivados del mismo.


No quisiera terminar este artículo sin hacer una breve mención a los dos canteros-contratistas cuyos nombres han aparecido en los textos entresacados de la prensa provincial de entonces y que fueron los ejecutores de la construcción de gran parte de los puentes de la comarca. Se trata de Jorge y Anastasio Mateos. Padre e hijo. Descendientes directos –y con ellos prácticamente todos los Mateos villaviejenses- de otro cantero, que también ejerció de sacristán, natural de San Felices de los Gallegos y casado con Bernarda López de Miranda del Castañar. Se establecieron en Villavieja en la primera mitad del siglo XVIII. A modo de ejemplo, pongo la línea del árbol genealógico que conduce hasta Anastasio Mateos:

  • José Mateos Cáceres (San Felices de los Gallegos)
  • Pedro Mateos López (Villavieja, 1741)
  • José Mateos Vázquez (Villavieja, 1787)
  • Anselmo Mateos Merchán (Villavieja, 1825)
  • Jorge Mateos Acosta (Villavieja, 1855)
  • Anastasio Mateos Sevillano (Villavieja, 1877). Se casó en 1901 con Elisa Orive Merchán. Falleció en 1925.
Vaya desde estas líneas nuestro respeto, admiración, agradecimiento y homenaje, no solamente hacias las personas mencionadas anteriormente, sino también a la multitud de canteros anónimos que con su trabajo, dedicación, esfuerzo y buen hacer han contribuido y contribuyen a dar esplendor al pueblo de Villavieja.

12 de agosto de 2010

Candelario según Hielscher

Otra fotografía más de Kurt Hielscher, el maestro de escuela y fotógrafo alemán, que publicó en su libro titulado "España Incógnita" (Das unbekannte Spanien,1922). En esta ocasión podemos observar uno de los rincones más típicos de la localidad serrana salmantina de Candelario. Las fotos inferiores, también de Hielscher, están tomadas en la misma zona y fueron publicadas por el semanario "La Esfera" el 22 de mayo de 1920 y el 31 de Agosto de 1918, respectivamente.


11 de agosto de 2010

Incendios de ayer.... ¡y de hoy!

Desgraciadamente los temidos incendios de verano no son cosa solo de estos tiempos. También  hace 130 años se producían. Y casi siempre por imprudencias. ¡Como ahora! Veamos, por ejemplo, como se da noticia de un incendio ocurrido en nuestra zona, tal día como hoy, hace 131 años:


Varios son los incendios que con el intervalo de muy pocos días han tenido lugar en esta Provincia. Al ocurrido el dia 11 en la dehesa de Hernandinos, que se extendió próximamente por unas 4000 fanegas de tierra, hay que añadir otro hacia Diosleguarde. Estos incendios, ocasionados la mayor parle de las veces por imprudencias, suelen serlo también por la mala costumbre de quemar los rastrojos; costumbre que debiera impedirse por toda clase de medios. Nos parece que al llegar esta época de estío no sería importuno el que por la Autoridad correspondiente se dirigieran a los Sres. Alcaldes las instrucciones necesarias para evitar en lo posible accidentes tan funestos.

Adelante : revista salmantina de ciencias, artes, literatura é intereses materiales
Año XII Número 770 - 31 agosto 1879
This file is licensed under the Creative Commons Attribution ShareAlike 3.0 License.

10 de agosto de 2010

Balcón en calle Pozo Serrano

Otro balcón típico, con una reja preciosa, en una de las callejas de la calle Pozo Serrano de Villavieja. Podemos observar también los barrotes de una pequeña ventana antigua y las características persianas enrollables de color verde.

9 de agosto de 2010

Ferias y Fiestas 2010

Saludo del Alcalde


Los próximos días  volveremos a vivir  las Fiestas  de agosto;  serán días llenos de momentos y situaciones placenteras y satisfactorias que nos harán olvidar lo  habitual y el quehacer diario,  pues,  precisamente para eso  celebran las fiestas populares, para olvidar lo útil y la tarea cotidiana.

Quiero recordaros algunas notas que por su importancia debemos tener presente para bien de nuestras Fiestas.

Las Fiestas no son cosa de unos cuantos, las Fiestas las hacemos la gente para toda la gente; las Fiestas son participación y no importa a qué nivel. Participar va desde tomar unas cervezas en compañía, saludar a viejos conocidos, subir a esperar el encierro o esperar en la plaza a la Virgen de Caballeros.

Cuanto mayor sea nuestra participación, mejores serán nuestras Fiestas. ¿No es más valioso nuestro encierro a caballo por el hecho de ser vecinos los encerradores? ¿No es más emocionante el acto religioso en la plaza por ser los bailadores y bailadoras del Cordón conocidos y amigos?


Las fiestas, además de interrumpir momentáneamente  obligaciones y rutinas, suponen  la ruptura del tiempo ordinario señalando, por ejemplo, dos épocas de trabajo bien diferenciadas; con ellas  se acaba el verano y se  inicia el tardío;  son  el final de las vacaciones y el inicio del nuevo curso. De modo, que en estos momentos de dificultad deben servirnos también como lanzadera hacia la ilusión y la esperanza.

Este corto tiempo de ruptura que llamamos fiestas se caracteriza por el gusto y el derroche, por la alegría, la espontaneidad y  el exceso.

A este respecto nada me gustaría tanto como que las próximas fiestas  se parecieran a las que anteriormente  tuve el honor de presidir pues todas fueron pródigas en alegría y llenas de contento y respeto. Pensemos en el marco con la plaza ya cerrada. ¿No es admirable signo de madurez que la plaza siga inmaculada después de varios años de haber sido pintada?  ¿No es simple jugueteo, consecuencia del ambiente festivo y desenfadado que impera, el  impedir que la puerta de la plaza se cierre a la primera? ¿No se reduce cada año el exceso de “esparriar” al personal apostado en la embocadura de la plaza?

Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas debemos estar contentos, de lo contrario, no estaría mal reflexionar sobre el  grado de transigencia que nos exige la convivencia festiva.

Recibid, todos, estos días de fiesta y, siempre, un saludo de vuestro Alcalde.